Remedios caseros para juanetes dolorosos May 14 2016

Viviendo con un juanete doloroso No solo puede ser una experiencia agonizante, sino que también puede obstaculizar su vida laboral y social. Con una carga tan pesada en su vida diaria, es importante tratar los juanetes lo antes posible. Si saber cómo tratar los juanetes y minimizar el dolor le suena bien, siga leyendo para conocer algunos remedios caseros.

Los juanetes pueden ser bastante comunes, especialmente entre las mujeres (se dice que los tacones altos son un factor común en la aparición de juanetes), pero es una afección que afecta a hombres y mujeres e incluso puede ser hereditaria. Métodos de abastecimiento de tratamiento de juanetes sin cirugía es por tanto bastante popular. Si bien ofrecemos un producto fantástico: Manga de juanete es una solución liviana a largo plazo para los juanetes que se puede usar todo el día; somos conscientes de que existen remedios caseros que pueden reducir el dolor en poco tiempo.

Remedios caseros

Los remedios caseros más comunes para tratar los juanetes son:

  • Aceite de oliva: masajee con aceite de oliva el juanete y la parte inferior del pie durante quince minutos, dos veces al día. Se cree que el masaje estimulará el flujo sanguíneo y la circulación, lo que a su vez promueve que el líquido sinovial se mueva alrededor del juanete, facilitando que el hueso vuelva a invertirse.
  • Paquetes de hielo: sostener un paquete de hielo sobre el juanete durante diez minutos, varias veces al día, puede reducir el dolor y la hinchazón.
  • Aceite de ricino: de manera similar, calentar el aceite de ricino y empapar un paño para envolver el juanete como un vendaje puede aliviar el dolor y promover un mayor flujo sanguíneo. Repita tres veces al día hasta que el dolor desaparezca.
  • Pimiento rojo: se dice que cortar un pimiento rojo por la mitad, frotar el jugo directamente sobre un juanete y masajear con vaselina antes de vendarlo con un paño fino o gasa ayuda a aliviar el dolor del juanete.
  • Sal de Epsom: la sal de Epsom contiene sulfato de magnesio, que minimiza el dolor y la inflamación. Disolver media taza de sal en agua caliente y remojar los pies durante 20 minutos dos veces al día, regularmente para reducir el tamaño del juanete y descalcificar la articulación.

Consejos

Otras formas de ayudar a aliviar los juanetes incluyen: evitar zapatos estrechos, ajustados y de tacón alto, usar zapatos que le queden bien, tomar AINE y analgésicos, elevar el pie afectado mientras está en hielo, mantener un peso saludable y usar almohadillas para juanetes / plantillas de zapatos para redistribuir peso, lo que alivia la presión sobre el juanete.

Consultar a los expertos

Habiendo agotado todas las demás posibilidades, es posible que esté pensando que solo le queda una opción: la cirugía. Eso solía ser cierto, pero ya no. Nuestro único, ultradelgado corrector de juanetes sirve para ayudar tratamiento de juanetes mientras mantiene un estilo de vida activo, al mismo tiempo que reduce el dolor y otros síntomas.

Bunion Guards With Toe Separators